​​​
AUTÓNOMO > Historia de la Autonomía Universitaria​

​​
​​Autonomía universitaria en México

La lucha por la autonomía universitaria inició a partir de 1918, tras un proceso social, de movimientos estudiantiles universitarios, mejor conocido como el movimiento estudiantil de Córdoba, Argentina, de gran importancia en América Latina.

En México, la autonomía universitaria fue reconocida de manera formal, mediante la creación de leyes orgánicas emitidas por los congresos federal y estatales. Es en 1980 que la autonomía universitaria es elevada a rango constitucional, incluyéndola como parte del Artículo 3º Constitucional como parte de las garantías que protege el estado. 

La idea de una autonomía universitaria estuvo presente desde el primer proyecto de creación de la Universidad Nacional, elaborado en 1881 por el diputado Justo Sierra (1948), como institución cúspide del sistema nacional de educación hasta la promulgación de la Ley Orgánica de la Universidad Nacional de México Autónoma en 1929. 

Actualmente, existen 35 universidades públicas estatales autónomas en México, las cuales son organismos públicos descentralizados del Estado, cuyas legislaturas locales a través de sus leyes de creación, les han otorgado autonomía en los términos establecidos en la fracción VII del artículo 3o. de la Constitución, lo que implica, entre otras cosas, que las autoridades federales y estatales deben reconocer y respetar de manera irrestricta su facultad para ejercer la libertad de cátedra e investigación, crear su propio marco normativo, elegir sus autoridades, gobernarse a sí mismas, y administrar su patrimonio y recursos. 


La autonomía del ITSON

El ITSON nació en 1955 ofreciendo servicios de educación media superior, y en 1964 inició con la enseñanza de nivel universitario, consolidándose en el tiempo como una de las dos universidades públicas estatales autónomas del Estado, la más grande, la de mayor arraigo y prestigio del sur de Sonora.

Fue en 1976 cuando el Congreso del Estado aprobó una iniciativa del Ejecutivo, impulsada por el entonces Director del ITSON, Lic. Eduardo Estrella Acedo y se promulgó, el 02 de octubre, la Ley Orgánica del Instituto que le concedió el carácter de Universidad Autónoma, otorgándole todas las facultades, atribuciones y garantías que están actualmente establecidas en la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, incluyendo el financiamiento paritario por parte de los gobiernos federal y estatal

Es así que, a través de un proceso firme y dinámico de evolución, en ejercicio pleno de su autonomía y sin restricciones, la Institución se consolidó como un eje de desarrollo en la región sur de Sonora, lo que permitió de manera inmediata su crecimiento, teniendo una marcada expansión en el periodo de 1976 al 2006 con la creación de otros dos Campus Universitarios: campus Navojoa Centro en 1977 y campus Guaymas en 1981; en el año de 1984, abrieron sus puertas el campus Navojoa Sur y campus Náinari en Cd. Obregón; y, finalmente el campus Empalme inicia operaciones en agosto de 2006.


Defensa de la autonomía plena

A partir del año 2006, el tratamiento presupuestal por parte del gobierno estatal hacia el ITSON cambió,cuando de manera unilateral, el ejecutivo estatal determinó que los ingresos propios del ITSON fueran considerados como ingresos del Estado en la “Ley de Ingresos y Presupuesto de Ingresos del Estado”, clasificándolo además como organismo de la Administración Descentralizada del Poder Ejecutivo dentro del “Decreto del Presupuesto de Egresos del Estado de Sonora”, sin respetar su naturaleza jurídica como Órgano Autónomo.

Este tratamiento presupuestal, no correspondiente al de una Universidad Autónoma, se ha mantenido durante los últimos 16 años, reduciéndose en el tiempo el porcentaje de aportación estatal en el subsidio ordinario de la universidad, el cual ha disminuido desde el 50 porciento en 2004 hasta el 35.69 porciento en 2022, provocando afectaciones significativas en: la sostenibilidad financiera de la institución; los ejercicios de fiscalización;  el crecimiento y desarrollo de esta universidad pública autónoma, las más grande y de mayor prestigio del Sur de Sonora; así como en el impacto positivo del ITSON en nuestra región y en el Estado.

Por ello, con gran responsabilidad, y en ejercicio de la defensa de los derechos universitarios, la institución consolido la gestión con los poderes ejecutivo y legislativo en busca de alternativas para garantizar la autonomía plena del ITSON.

Como respuesta a estas gestiones, el Gobierno del Estado de Sonora y el legislativo estatal, sensibles a la situación de la universidad en cuanto a su estatus jurídico y su financiamiento, consideraron que la mejor forma de atender las solicitudes institucionales era mediante una modificación al artículo 2do de nuestra ley orgánica, donde se precisara el texto de manera que no dejara lugar a dudas o interpretaciones diversas sobre la autonomía del ITSON.

Ante esta apertura, y con la finalidad de reafirmar y dar certidumbre sobre la autonomía del Instituto Tecnológico de Sonora, al considerarse conveniente para la institución, el Consejo Directivo, máxima autoridad de esta universidad pública estatal autónoma, acompañando a los poderes ejecutivo y legislativo y en ejercicio de su autonomía, aprobó una propuesta de modificación al artículo 2o de la Ley Orgánica del Instituto Tecnológico de Sonora, misma que respetuosamente se comunicó al titular del ejecutivo del estado y a los legisladores para que en ejercicio de sus facultades legales, promovieran la mencionada propuesta de reforma, con el único objetivo de aclarar el régimen jurídico del Instituto y no dejar lugar a dudas sobre su condición de institución de educación superior a la que la Ley le ha otorgado autonomía.

La comunidad universitaria del Instituto Tecnológico de Sonora integrada por autoridades, personal académico y administrativo, estudiantes, patronato, profesionistas egresados, empleadores, familias, comunidades de Guaymas, Empalme, Cajeme y Navojoa, todas y todos, brindó acompañamiento a través de diversas manifestaciones públicas, solicitando a la Sexagésima Tercera Legislatura, del H. Congreso del Estado de Sonora, se lograran los acuerdos garantizarla autonomía sin restricciones de nuestra universidad, ratificando este derecho universitario otorgado desde hace más de 45 años.

Es así que, el 7 de junio de 2022, después de un largo proceso, se llevó a cabo durante Sesión Extraordinaria del H. Congreso del Estado, la votación de la iniciativa con proyecto de Decreto que reformó el artículo 2 de la Ley Orgánica del Instituto Tecnológico de Sonora, contando con la aprobación de todas las diputadas y diputados asistentes a la sesión.

Finalmente, el 5 de julio de 2022, se publicó en el Boletín Oficial del Estado de Sonora, el Decreto de reforma al artículo 2o de la Ley Orgánica del Instituto Tecnológico de Sonora, quedando como sigue:​​

Artículo 2o. El Instituto Tecnológico de Sonora es una institución autónoma de servicio público, con personalidad jurídica y patrimonios propios, y con facultades para autogobernarse, organizar su funcionamiento, elaborar sus propios reglamentos y demás aspectos normativos, así como para adquirir y administrar sus bienes y recursos. Es una institución de educación superior y ejercerá la libertad de enseñanza, investigación y difusión de la cultura; aplicará sus recursos con sujeción a la normatividad relativa y, en general, cumplirá con las atribuciones que esta ley, el reglamento general y los demás reglamentos le confieran. Su domicilio estará en Ciudad Obregón, Sonora.

Con este hecho, se formaliza un proceso de gran valor y trascendencia para esta Universidad, que garantiza el pleno reconocimiento y ejercicio de la autonomía universitaria, régimen jurídico que a nuestra Institución se le otorgó desde 1976. 

​El Instituto Tecnológico de Sonora, reconoce la sensibilidad, voluntad política y contribuciones del Poder Ejecutivo y Legislativo del Estado de Sonora, y con alta vocación universitaria, reafirma plenamente su responsabilidad y compromiso con la calidad y pertinencia de las misiones de la educación superior: docencia, investigación, extensión y difusión de la cultura. Siempre dispuestos para participar activamente con los Poderes del Estado en el cumplimiento del Plan de Desarrollo Estatal, contribuyendo en todo momento con la transformación positiva y construcción de una sociedad cada vez más justa, democrática, pacífica, saludable y próspera, así como, con la consolidación del tan anhelado desarrollo sostenible de la región, del Estado y del País.

           




​​​​​

 
​​
​​